Dolor nº3
Carmela Alvarado
_

DEPRESIÓN

La depresión no es solo un estado de ánimo temporal, es una enfermedad con causas, síntomas y diagnóstico. Es importante hacer hincapié en su gravedad, ya que, en muchas ocasiones, la falta de percepción o incomprensión del entorno del paciente, puede agravar esta enfermedad.

Datos de la Organización Mundial de la Salud, nos muestran como la depresión, afecta ya a más de trescientos millones de personas en el mundo, y alertan que esta enfermedad puede verse incrementada en cifras con el paso de los años.

La depresión empieza siendo invisible a los ojos de quienes la sufren y ante los de su entorno. La persona depresiva está en lucha constante consigo misma, le cuesta entender y aceptar la situación, decide ocultarla mientras pueda, porque la incomprensión suele salir a la luz. Las personas con tendencia depresiva o depresión, reúnen todos sus esfuerzos en aparentar estar bien, sienten la obligación de no contaminar al resto, aunque esto suponga ocultar sus sentimientos reales. Estas personas, que viven con diferentes formas de depresión, experimentan alta incapacidad para realizar actividades, las mismas que antes eran su rutina, siendo incluso reticentes a declarar sus síntomas, ya que, en ocasiones, ni tan siquiera los pueden identificar.

La depresión a menudo invoca pensamientos constantes sobre la vida y la muerte, y la mentalidad de quienes la padecen, se vuelve trágica.

La depresión puede ser leve, moderada o grave, según los síntomas, la intensidad y duración.

¿Cuáles son los desencadenantes?

Más que hablar de causas, hablamos de desencadenantes (factores de riesgo), que aumentan la probabilidad de padecer esta enfermedad. Es habitual no encontrar un único desencadenante, porque suele ser el resultado de un conjunto de factores a la vez.

Cada situación y forma de depresión es única, ya que todo ser humano se rige diferente, pero si hablamos en términos generales los más comunes son:

  • ENFERMEDADES PREVIAS: pueden favorecer la depresión, tanto las enfermedades psíquicas como las psicológicas.
  • GENÉTICA Y FACTORES FAMILIARES: la existencia de familiares cercanos con depresión o problemas de salud derivados de la síntesis de serotonina.
  • SITUACIONES PERSONALES: consumo de drogas o alcohol, situación de paro laboral prolongado en el tiempo, fallecimiento de un ser querido, divorcio o separación, estrés continuado, acoso escolar o laboral, o cualquier situación que desestabilice el equilibrio psicológico personal.

¿Cuáles son los signos de alerta?

  • Desgana frente a las actividades cotidianas y de ocio.
  • Ausencia de motivación, viviéndola como una sensación de no tener energía o fuerza vital para ejecutar nada.
  • Falta de atención e incapacidad de concentración.
  • Insomnio o mala calidad del descanso.
  • Cambios en el apetito. Pérdida o aumento de peso.
  • Disfunción sexual.
  • Ansiedad.
  • Falta de autoestima.
  • Pensamientos suicidas.

¿Qué tratamientos existen?

El tratamiento se determinará en función del origen y de la gravedad de la depresión. Es esencial que el profesional determine la causa para poder actuar directamente sobre ella.

Desde el Gabinete Pilar Guerra apostamos por los tratamientos integrales, ya que la combinación de todos ellos acelerará la mejora del paciente:

Tratamiento Psicológico basado en la Psicoterapia

+

Tratamiento Farmacológico

Cerrar

Leave a comment